martes, 8 de enero de 2008

20+1 libros recomendados para bachillerato 2008

A menudo olvidamos que hay muchos libros que merecen ser leídos más allá de las lecturas obligatorias que cada asignatura programa, tal vez, porque no son materia de examen, ni siempre representan un positivo en la libreta del profesor. Estos libros no suelen caber en las programaciones didácticas, ni en las leyes educativas, ni en los manuales de Historia de la Literatura, porque su objetivo es otro, el de proporcionar placer a quien los lee. No hay ninguna otra pretensión. No os harán ni más sabios, ni más sensibles y, por supuesto, no os acercarán mucho más a ningún título académico.
La lista que os ofrezco, a petición vuestra, peca de parcialidad, como todas las listas que os encontraréis en la vida, pues los títulos que he incluido responden a mi gusto personal, y no tienen porqué coincidir con el vuestro. En cualquier momento podéis hacer valer vuestro derecho como lector y abandonar el libro que habéis elegido de la lista en la página 10. Nadie os sancionará, ni tampoco tendréis que rendir cuentas, aunque si queréis expresar vuestra opinión sobre la lectura, ya sea porque os ha parecido aburrida, difícil o indigesta, siempre será bien recibida. Hablar sobre un libro, pese a que no nos haya gustado, o lo hayamos terminado, es un sano ejercicio de reflexión sobre la Literatura. Por el contrario, si os ha gustado, si habéis disfrutado realmente, y os nace decirlo, también me gustaría que me lo comunicarais, pues hay tantos lectores como lecturas, y siempre me ha intrigado saber qué libros funcionan y por qué.
Sin embargo, esta lista no tiene carácter sagrado: hay muchos libros más que no he incluido, que podéis descubrir en bibliotecas, librerías o en un estante del salón familiar. Para que podáis recomendarlos al resto de compañeros de clase, he dejado unas líneas punteadas, en las que sería necesario que apuntarais no sólo el título, autor o editorial, sino también un breve comentario personal (tal y como he hecho con cada libro que he reseñado) y el nombre y apellidos de quien lo recomienda.

Literatura en castellano
En este apartado encontraréis libros escritos originariamente en castellano. Los he seleccionado según tres criterios: género, época y nacionalidad de los autores. En cuanto al género, sólo he escogido aquellos títulos que pertenezcan a la prosa narrativa, ya sean novela, novela corta[1] o libro de relatos, porque creo que os facilitará su lectura y os será más ameno que leer poesía lírica o teatro. De todas formas, si alguno de vosotros está interesado en libros de otros géneros, recomiendo la antología poética Raíz de amor, de la editorial Alfaguara Juvenil, que recoge algunos de los mejores poemas de la literatura contemporánea castellana, tanto peninsular como latinoamericana. Si por el contrario, sentís curiosidad por el teatro, podéis leer obras de dramaturgos actuales como José Luis Alonso de santos, José Martín Recuerda, Lauro Olmo, Fernando Arrabal o Rodrigo García.
Sobre la época, he preferido aquellos libros que hubieran sido publicados a partir de la mitad del S. XX hasta la actualidad, para que la ambientación de la trama no os resulte demasiado extraña y os podáis identificar, fácilmente, con los personajes.
Por último, he procurado equilibrar esta lista citando cinco títulos de la literatura hispánica peninsular junto a otros cinco de la literatura hispanoamericana, pues el peso de esta última está avalado por más de 350 millones de hablantes que viven, leen y escriben con indiscutible calidad al otro lado del Atlántico.


La sombra del viento, Carlos Ruiz Zafón, CÍRCULO DE LECTORES.

Desde que Daniel Sempere eligió el libro La sombra del viento en el Cementerio de los Libros Olvidados ha sentido la irrefrenable curiosidad de saber más de su misterioso autor, Julián Carax. Esta curiosidad lo conducirá por las peligrosas calles de la Barcelona de posguerra, siempre acompañado por su fiel amigo, Fermín Romero de Torres, quien le ayudará a desentrañar el secreto que se esconde tras las páginas de la novela. Ruiz Zafón escribió una novela adictiva, de estilo claro y accesible, bien dosificada en la trama (sabrás lo justo para querer pasar a la página siguiente), pero que no te dejará indiferente como lector.


El paraíso de los mortales, Luis Mateo Díez, Alfaguara.

Mino Mera nunca se imaginó que quedarse en casa para estudiar las asignaturas que tenía pendientes para septiembre le salvaría la vida. Tras la muerte de sus padres y su hermana en un accidente de tráfico, deberá arreglárselas sólo y, aún más, averiguar el paradero de su enigmático tío Fabio, único pariente vivo que le queda, desaparecido años atrás. El paraíso de los mortales es una novela de humor y misterio, en la que el protagonista se verá inmerso en numerosas situaciones extravagantes.


Últimas tardes con Teresa, Juan Marsé, varias ediciones (Planeta, Cátedra, RBA…)

Historia de amor y de desamor entre el Pijoaparte, un xarnego[2] rebelde, y Teresa, niña bien, hija de industriales catalanes. La primera novela de Juan Marsé dibuja las líneas principales que seguirá la mayor parte de su obra posterior: la ambientación en la ciudad de Barcelona, en los años cincuenta; la mujer rubia, fría, caprichosa, como objeto de deseo del protagonista, un adolescente que vive a expensas de la sociedad, pero en lucha contra su propio destino como marginado… En definitiva, un relato delicioso con el que disfrutaréis y, a buen seguro, os interesará por otros títulos de este autor.


Cuando fui mortal, Javier Marías, Alfaguara/ Colección Punto de Lectura, Santillana Ediciones Generales S. L.

Colección de cuentos fascinante, imaginativa, del autor de Corazón tan blanco. La temática de los doce relatos cortos que componen este libro oscila entre las relaciones de pareja, la amistad, el amor o el fútbol, como en “El médico nocturno”, “La herencia italiana”, “Prismáticos rotos”, “En el tiempo indeciso” o el que le da título a esta obra, “Cuando fui mortal”, en el que el narrador cuenta su historia después de muerto.


Sin noticias de Gurb, Eduardo Mendoza, Seix Barral Editores, Biblioteca Breve.

Dos extraterrestres aterrizan en España en 1992, durante la celebración de las Olimpiadas. Uno de ellos, Gurb, decide conocer a los terrícolas por su cuenta, transformado en la cantante Marta Sánchez. A partir de aquí, el otro extraterrestre intentará encontrar a Gurb por todos los medios posibles y nos detallará sus pesquisas en el diario estelar que lleva consigo. Novela de humor descabellado, grotesco, divertida, que gustará a todo tipo de lectores.


La tregua, Mario Benedetti, varias ediciones (Cátedra, Alianza, RBA…)

A través del diario personal de Santomé, un oficinista uruguayo a punto de jubilarse, viudo y con hijos, conoceremos su último romance con la joven becaria Laura Avellaneda. La novela más leída de Benedetti comparte con su poesía el tono romántico y melancólico que lo ha convertido en uno de los grandes de la literatura latinoamericana.


Final de juego, Julio Cortázar, Alianza Editorial.

Libro de relatos del genial escritor argentino Julio Cortázar. Son cuentos mágicos, a menudo inclasificables, que no sólo juegan con las palabras, sino también con el espacio y el tiempo. Otros libros de relatos del mismo autor que recomendaría son Bestiario, Historia de cronopios y famas, Todos los fuegos el fuego, Las armas secretas y Libro de Manuel. Además, escribió una de las mejores novelas en castellano del S. XX, Rayuela, que no he añadido a esta lista por su dificultad de lectura.


La casa de papel, Carlos María Domínguez

Éste es un libro de libros, en el que la pasión de la literatura como objeto estalla en un sorprendente desenlace cerca de Tierra de Fuego, en los confines del mundo. Su autor, uruguayo, poco conocido en España, rinde un emotivo homenaje a los bibliófilos, a los que atesoran libros, forzando su afición hasta la obsesión compulsiva y la locura, aunque con palabras sencillas y accesibles.


Confabulario definitivo, Juan José Arreola, Cátedra Ediciones.

Libro de relatos imprescindible, irreverente con la división tradicional por géneros, que no duda en imitar, con intención irónica, los textos publicitarios, como en “Baby H. P.” o “Anuncio”; reescribir de forma nueva viejas fábulas, como en “Parturient Montes”; o aprovechar los miedos comunes del hombre, más allá de las narraciones clásicas de terror, como en “La migala”. Confabulario es la obra de toda una vida. Durante años, Arreola, mejicano de nacimiento, escribió y corrigió cada uno de estos cuentos hasta llegar a la palabra justa, es decir, a la versión definitiva. Un libro que te hará sonreír y pensar a un mismo tiempo.


La invención de Morel, Adolfo Bioy Casares, varias ediciones (Cátedra, Alianza, RBA…)

Según dijo J. L. Borges[3], una novela perfecta, aunque su argumento le deba mucho a viejas películas de ciencia ficción. Comienza con la llegada del protagonista a una isla aparentemente desierta, pero que guarda en su interior un fabuloso secreto que asombrará al propio Morel. Al igual que Julio Verne o H. G. Wells, el escritor porteño se adelantó a su época, para ofrecernos la primera novela sobre realidad virtual.


Literatura traducida de otras lenguas
Aquí he seguido los criterios de género y época del apartado anterior para la selección de lecturas. Además, he procurado seleccionar aquellas ediciones cuya traducción mejor se ajuste al espíritu del original, a la vez que asequibles al bolsillo y fáciles de encontrar en bibliotecas y librerías.

La conjura de los necios, John Kennedy Toole, Colección Quinteto, Anagrama.

Ignatius Reilly es un treintañero adiposo, quijotesco, soltero y sin trabajo, que todavía vive con su madre, en Nueva Orleáns. Sus aventuras por conseguir un trabajo estable, y el romance entre su madre y el patrullero Mancuso, hacen de esta novela un retrato ácido de la sociedad norteamericana que, a buen seguro, os harán soltar alguna carcajada.


Siddhartha, Hermann Hesse, Colección Ave Fénix, Plaza & Janés/ Colección Biblioteca de Autor, Alianza Editorial.

Narra el viaje místico de Siddhartha, acompañado, en un principio, de su amigo Govinda. A mi juicio ésta es la mejor novela del autor alemán, aunque también son recomendables Demian, Bajo las ruedas o El lobo estepario, más conocidas, y que comparten el tema del “crecimiento interior” del ser humano.


La espuma de los días, Boris Vian, Alianza Editorial.

Novela de culto de un escritor de culto. Las relaciones amorosas de dos parejas adolescentes constituyen la trama central, en la que también se mezclan, no sin cierta ironía, la pasión por el saber, la pérdida de la inocencia, la música, el amor, el dolor y la muerte. En sus páginas anidan imágenes surrealistas que ponen el espacio narrativo al servicio de los sentimientos de los protagonistas y que dotan de lirismo a una narración ya de por sí nada convencional.


El barón rampante, Italo Calvino, Ediciones Siruela.

El primer libro de la trilogía “Nuestros antepasados”[4] del escritor italiano Italo Calvino relata una historia fabulosa sobre el inconformismo y la rebeldía, ambientada en el S. XVIII. Su protagonista, Cosimo Rondò, decide vivir en la copa de los árboles, y no pisar nunca tierra firme, por culpa de una discusión con su padre. Crecerá, dormirá y vivirá numerosas aventuras andándose por las ramas.


Fahrenheit 451, Ray Bradbury, Colección Ave Fénix, Plaza & Janés.

¿Cómo sería el mundo si los libros estuviesen prohibidos? Ésta fue la pregunta inicial que se formuló Ray Bradbury, también autor de Crónicas Marcianas, para escribir esta novela. Imaginó un futuro en el que una brigada especial de bomberos se encargaba de quemar bibliotecas, clandestinas, en las que se guardaban obras de Cervantes, Shakespeare, Molière o Goethe, sin importar que sus dueños sacrificasen su vida por ellas. Una invitación a la reflexión sobre la literatura y el papel que ejerce en nuestra sociedad.


Sostiene Pereira, Antonio Tabucchi, Compactos Anagrama.

Tras la fachada de novela amable, se esconde un convincente alegato a favor del compromiso político. Antonio Tabucchi se inspira en la vida de un viejo periodista portugués, que conoció en Lisboa, redactor jefe de la sección cultural de un diario conservador, que a raíz de la amistad que le une a un joven italiano de izquierdas y a su novia, comienza a rebelarse contra la dictadura que asolaba su país en los años 30. Es una novela sencilla, aunque emotiva y vigorosa, que tuvo una excelente versión cinematográfica encarnada por Marcello Mastroianni.


Seda, Alessandro Baricco, CÍRCULO DE LECTORES.

Baricco revisa los viajes de Marco Polo, hoy convertidos casi en un mito, tomando como base argumental su amistad con el poderoso Gran Khan. Relato breve, pero hermoso, que nos transporta a regiones entonces inexploradas a través de un lenguaje claro y rico en matices.



Música para camaleones, Truman Capote, Compactos Anagrama.

Colección de relatos aparecidos en la revista norteamericana The New Yorker, del autor de la novela negra A sangre fría. Además de algunos cuentos memorables, como el protagonizado por Marilyn Monroe, “Una adorable criatura” (que dio origen a la expresión “15 minutos de fama”), incluye otros ambientados en su Nueva Orleáns natal, como “Deslumbramiento”, y una novela corta, Ataúdes tallados a mano, de género policíaco. El estilo periodístico de Capote, claro, sencillo, falsamente objetivo, nos acerca todavía más a la realidad en que se mueven sus personajes.


Mefisto, Klaus Mann, Colección Ave Fénix, Plaza & Janés.

La vida de una compañía de actores alemanes le sirve a Klaus Mann para denunciar el arribismo y la traición ideológica con la que se nutrieron las filas del nazismo. Su protagonista, Höfgen, primero comunista y más tarde nazi, enemigo de sus amigos, encarna la ambición a cualquier precio de un ser mediocre.


Creía que mi padre era Dios, Paul Auster (editor), Compactos Anagrama.

Libro de relatos original, que nació de la idea de Paul Auster de solicitar a la audiencia de su programa de radio que contasen una historia interesante que les hubiera ocurrido. Páginas inolvidables, como la que narra la anécdota de la “pluma de escribir”, donde la realidad supera, con creces, la ficción.

[1] Se considera novela corta (o relato largo) a la obra narrativa, escrita en prosa, inferior a 150 páginas.
[2] La palabra “xarnego” es con la que denominaban a los emigrantes venidos de Andalucía, Extremadura, Castilla o Murcia que se instalaban en Barcelona para trabajar o, simplemente, para huir de la pobreza.
[3] Éstas son las palabras exactas de Borges: “He discutido con su autor los pormenores de la trama, la he releído; no me parece una imprecisión o una hipérbole calificarla de perfecta”.
[4] Los títulos siguientes de la trilogía son El vizconde demediado y El caballero invisible, también publicados en la misma editorial.

5 comentarios:

Luis Quiñones Cervantes dijo...

Querido compañero:
Me has dado alguna buena idea para leer con mis alumnos, libros incluso que desconocía y que disfrutaré yo primero, claro, porque ya sabes que somos así los de nuestro gremio. Primero catamos nosotros la tarta y luego la damos a probar, ¿no crees?

Un saludo.

Héctor dijo...

Gracias, compañero. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que primero hay que leer un libro para recomendarlo. Por otra parte, también me gustaría que esta lista tuviese un carácter abierto y que, tanto tú como otros lectores de este blog, aportasen su granito de arena.
Un saludo

Anónimo dijo...

Coincido con alguno de los comentarios precedentes. Esta lista debería ser más abierta. Por lo demás, felicitaciones por los títulos comentados.

Iñaki dijo...

Gracias por ofrecernos esta lista; sin embargo, me sorprende la reseña de "Seda": tu primera frase recuerda más bien "Las ciudades invisibles" de Italo Calvino que la novela de Baricco. Por cierto, la obra del italiano destaca por su inventiva y lirismo.
Un saludo.

Héctor Monteagudo Ballesteros dijo...

Gracias por vuestros comentarios, y en especial el de Iñaki. La inclusión de Seda, de Baricco, se debe más a razones sentimentales que estéticas.
Por otra parte, es todo un halago que te recuerde esa primera frase mía -ya tan lejana- a Las ciudades invisibles de Ítalo Calvino, pues es uno de los libros que más me ha sorprendido y fascinado.

Un saludo.

También se relaciona con

Related Posts with Thumbnails