martes, 9 de septiembre de 2008

Elena Escribano y Polimnia 222

Hoy he encontrado, por casualidad, la entrevista que le hicieron a Elena Escribano para la televisión de la UPV. El motivo principal era la concesión, por la Diputación Provincial de Soria, del Premio Gerardo Diego de poesía 2006 por su libro Reincidencias, aunque también trataba de otros temas, como la marcha del Taller de la Politécnica de Valencia o sus primeros tanteos en la escritura.

La cuestión es que, sin advertirlo, he tenido un ataque de nostalgia, un algo que me emocionaba sin saber describirlo con palabras, tal vez, porque en esta entrevista veía a Elena Escribano en toda su vitalidad, en posesión de toda su inagotable energía, mientras administraba, con la habilidad que nos tenía acostumbrados, breves lecciones de poesía mezcladas con su historia personal. Esto es la que más he apreciado de ella, su magisterio, su capacidad de enseñar y emocionar al mismo tiempo. De hecho, confieso que el Taller de Poesía se convirtió, casi desde el principio, en una especie de prolongación del CAP, donde hacía acopio no sólo de nuevos autores y tendencias, sin menospreciar las nuevas amistades, sino también de técnicas y recursos que llevarme al aula. Uno de los más preciados, y de los que Elena hacía buena gala, era recitar poemas de memoria, lo que, unido a una buena voz que sabe modular el sentimiento, creaba una atmosfera propicia, fértil, para la literatura.

En cualquier caso, este video es tan sólo un pellizco de ella. Me he permitido, y espero que no se moleste, en aderezarlo con el poema que recita para cerrar la entrevista, que debe mucho a Luis García Montero y a la Poesía de la Experiencia a pesar de que, en cuestión de gustos, nunca han sido santos de mi devoción.

Espero que las lecciones de Elena sean provechosas para los lectores de este blog y que, a su vez, disfrutéis de una muestra de su poesía.


La planta joven de El Corte Inglés, de Elena Escribano Alemán

Cuando amas se caen una a una.

todas las paredes de tu casa.

Durante años has levantado tus defensas, .

confías en que sabes dónde estás, .

quién eres, cuál es tu papel .

en el confuso juego de la vida.

Y aparece el amor con sus banderas.

y se desmoronan los muros.

en que te sustentabas.

No te das cuenta, .

y mientras navegas entre la dicha.

y la locura.

el amor desbarata tus cimientos.

Así descubres un buen día.

-es un ejemplo-.

que no tienes nada en el armario que ponerte.

para salir con él, .

todo te parece anticuado.

y desde luego es ropa.

que te hace demasiado mayor.

Y al momento ya estás mirando escaparates.

y no ves nada que te guste.

Insistes, algo habrá.

que asegure que al verte.

él sentirá el deslumbramiento.

que te conmueve.

cuando se te aproxima por la calle.

Entonces te das cuenta horrorizada.

que -a tus años- estás buscando .

algo bonito que ponerte.

en la planta joven de El Corte Inglés.

No es posible. Sonríes.

y te marchas.

Y regresas a casa, abres.

otra vez el armario .

y compruebas que allí estás tú y decides.

que el amor, si merece tus abrazos.

deberá aceptarte como eres.


2 comentarios:

Tanika dijo...

Hola Héctor: ¿has estado en el taller de Elena? Acabo de traducir este poema (que me encanta) al italiano, quizás lo entiendas y te guste.

http://taniagoltara.blogspot.com/2011/12/poesia-elena-escribano-aleman.html

tania

Héctor Monteagudo dijo...

Hola, Tania:

Estuve hace un tiempo en el Taller, del que guardo muy buenos recuerdos. La traducción que has hecho del poema de Elena es magnífica, muy profesional, por lo que estoy convencido de que si la lee le gustará mucho.

Sigue así.

Un saludo,

Héctor

También se relaciona con

Related Posts with Thumbnails