lunes, 19 de octubre de 2009

Sobre el modelo interactivo de lectura y los factores que lo dificultan en la escuela

En esta nueva entrega de "Reflexiones sobre lectura", he modificado ligeramente los enunciados, aunque sin alterar su sentido original, y he añadido el artículo de Isabel Solé "El placer de leer", porque fue una de las lecturas del CEFIRE y, en consecuencia, ambos textos incorporan referencias directas sobre su contenido.

¿Qué factores dificultan la lectura en la escuela?


Entre los factores que dificultan la lectura en la escuela destaca que “la construcción del sentido no es considerada como una condición necesaria para el aprendizaje”, según Isabel Solé. En otras palabras, el profesor es quien interpreta los textos que se leen en clase, a partir de una sola explicación, de las muchas que son válidas en el ámbito disciplinar que imparte. El alumno tiene un papel pasivo, de mero espectador, y sólo se le obliga a reproducir en el examen la misma explicación que el profesor ha dado en clase y que ha consolidado mediante la realización de actividades que no requieren ningún esfuerzo de comprensión. Por consiguiente, no hay construcción compartida del sentido del texto, ni comprensión lectora, ni ninguna habilidad que se relacione con el modelo interactivo de lectura y los principios del aprendizaje significativo. Por el contrario, esta metodología favorece un control mayor sobre la educación y facilita los procedimientos de evaluación, hechos que no compensan la menor calidad en el aprendizaje y que hacen vulnerable a los alumnos frente a posibles manipulaciones ideológicas.

Si buscamos a los culpables de este delito, encontraremos que no hay variedad de textos, ni son posibles todos los usos posibles de la lectura, ni se enseña a relacionar ideas adecuadamente y menos a debatir, poner en cuestión el texto escrito o exponer las ideas personales del alumno a partir de sus conocimientos del mundo. Prima una única forma de lectura, una sola forma de ver el mundo, de apropiárselo, y la autora señala como cómplices a la selección de textos poco estimulantes, porque no suponen ningún reto para el discente, a las actividades mal diseñadas y a la lectura en voz alta que, desde mi punto de vista, es víctima de una acusación injusta: no estoy de acuerdo con que sea un instrumento de control tan monstruoso, si se realiza adecuadamente. Para ello es necesario trabajar el texto primero, dejar que los aprendices lo lean solos, en silencio, para que confirmen las ideas que han preconcebido y aclaren dudas sobre el vocabulario o sobre el sentido de algún pasaje. Después de que el profesor las haya respondido, lo leen en voz alta, respetando la puntuación, el sonido de las palabras y la entonación de las oraciones; entonces, muchos encontrarán el sentido del texto que se les resistía en la lectura silenciosa. La lectura en voz alta es un recurso valioso que también sirve para revisar un escrito personal, comprender mejor el enunciado de una actividad o dramatizar un texto literario.



¿En qué consiste el modelo interactivo de lectura?


Parte de esa definición ya la he citado en la pregunta anterior. En esencia, armoniza la atención que se le daba en tendencias anteriores al texto y al lector. Su objetivo principal es la lectura comprensiva de textos, tanto en su faceta lingüística, centrada en el código, como la relacionada con la interpretación de la intención del autor por parte del receptor.

La lectura se considera, por tanto, una actividad compleja, que evoluciona y necesita de toda una vida para aprenderla. Esta perspectiva ha suscitado una “conceptualización” de la lectura, tanto en el ámbito teórico como en el de su enseñanza, que ha servido para respaldar la importancia de los conocimientos lingüísticos para interpretar un texto (lo que acerca más la lengua a la literatura), la necesidad de trabajar textos diferentes que obedezcan a finalidades distintas y fomentar el uso de estrategias complementarias que mejoren la comprensión, como establecer objetivos, saber discriminar la información relevante de la que no lo es o tomar decisiones que resuelvan posibles dificultades en la lectura.



También se relaciona con

Related Posts with Thumbnails