miércoles, 5 de enero de 2011

El canon de la RAE

Así es como titula la Real Academia Española el documento en el que figuran las 111 obras que ha seleccionado para su inminente aventura editorial. El proyecto costará 750.000 euros, con ayuda de la Caixa, será coordinado por Francisco Rico, catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), y editará cada volumen como texto crítico Círculo de Lectores - Galaxia Gutenberg. Aunque ya se publicaron de forma esporádica, pero con la excusa conmemorativa, algunas ediciones de Cien años de soledad o Don Quijote con el sello de la Academia, ahora se ha establecido una cuota fija de ocho títulos anuales, de la que ya se conoce los cinco primeros de este año, encabezados por el Cantar de Mio Cid, que tomarán los escaparates de las librerías a mediados de este mes de febrero. Además, según comenta hoy El País, habrá una edición libre en pdf. de doce títulos publicados, que se podrán descargar, de forma rotatoria, en la página web de la RAE; otra opción será la de leer la obra como "mensaje corto" (¿se atreverán a "tuitear" La Regenta?) en cualquier dispositivo móvil.
Sobre los títulos seleccionados, no hay ninguno que haya sido publicado a partir del S. XX. Se echa en falta la poesía de Quevedo y sobran autores menores como Jorge Isaacs, que algunos conocerán por ser el iniciador de la Novela Rosa con María. Por lo demás, la lista que se ofrece a continuación podría ser la de cualquier catálogo de Espasa-Calpe pues, como dijo Francisco Rico sobre la dificultad de seleccionar estos títulos, "No es difícil, hay un consenso universal. Un clásico es un libro de otro tiempo que sigue teniendo un valor en nuestro tiempo". Los tiempos cambian, pero nuestros académicos prefieren la palabra "mercado" disfrazada de "canon".

 

6 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

La poesía de Quevedo sí está (nº 58). Me recuerda mucho el catálogo de clásicos de la editorial Crítica, también coordinada por crítica, pero que -creo recordar- no llegó a completarse por falta de fondos. A ver si ahora se culmina el empeño...
Un abrazo y gracias, como siempre, por la información.

Héctor Monteagudo dijo...

Gracias, Juan Antonio, se me había pasado. De Crítica recuerdo su ROMANCERO, edición que hizo Paloma Días Más, que leí durante la carrera. La selección de títulos era mejor que la que propone la RAE, aunque coincidan en más de uno, porque incluía obras del S.XX y algunas anteriores no tan "trilladas".
Un abrazo desde Valencia.

Antonio dijo...

Bueno, se podrían discutir algunos títulos, pero como dice Rico, con los clásicos es difícil equivocarse.
Peor me parece que hayan quitado de la web la posibilidad de descargarse la Ortografía. Muy poco considerados con la difusión de las normas, pues si esperan que la gente normal pague 40 euros por la nueva edición, lo llevan clarete.

Héctor Monteagudo dijo...

El problema no son tanto los títulos como la imposición de un canon literario, porque siempre hay detrás más intereses económicos que artísticos, como ocurre con Harold Bloom y la LIJ.
La nueva Ortografía forma parte de la estrategia comercial de la RAE: dentro de poco sacarán dos ediciones descafeinadas, como ocurre con la Nueva Gramática, y es posible que la última, que tendrá la extensión de un cuadernillo, se pueda descargar. Sin embargo, para ser sincero, la edición actual tiene 700 páginas de trabajo exhaustivo, a veces laberíntico, que sólo podrán aprovechar los lectores que tengan sólidos conocimientos lingüísticos. En otras palabras, si la Ortografía de 1999 era más democrática en sus planteamientos, ya que pretendía ser accesible a cualquier lector, la de 2010 es para un público lector restringido, filólogos en su mayoría, pues ahonda en la descripción científica, minuciosa, pero no en la norma (aunque tenga carácter prescriptivo desde el momento en que se publica, el 17 de diciembre). Por tanto, han retirado la descarga gratuita de la Ortografía de 1999 porque ya no tiene vigencia y no han dispuesto la actual porque es demasiado prolija, complicada para el lector medio y, para qué engañarnos, quieren sacarle toda la rentabilidad económica que puedan en las librerías.
Para saber más sobre el tema, te recomiendo el blog http://addendaetcorrigenda.blogia.com/

Un saludo, Antonio.

Carlota Bloom dijo...

No seré yo quien discuta la selección, Dios me libre, pero son ciertas dos cosas:
-Que se echa en falta el siglo XX: ¿no hay ninguna obra digna de ser considerada un clásico? A mí se me ocurren algunas...

-Que Rico tiene un olfato comercial innegable: aun recuerdo la "agria polémica" que mantuvo con Rosa Navarro Durán cuando esta "osó" publicar sus conclusiones acerca de la autoría de El Lazarillo, según ella obra de Alfonso de Valdés. Rico arremetió contra la catedrática con bastante dureza: ¿debate filológico? ¿defensa de un feudo editorial? (En fin, yo ni quito ni pongo...)

Héctor Monteagudo dijo...

Es cierto que podrían haber incluido varias obras del S. XX, aunque fueran anteriores a 1936, para que no entrasen en conflicto con los derechos editoriales de los académicos escritores.
Recuerdo la polémica que protagonizó Rico cotra Sánchez Durán, a la que admiró desde que leí LA MIRADA AL TEXTO. También cosechó más de una crítica por su edición de EL QUIJOTE.
Al igual que el resto, tampoco quito ni pongo, pero no creo que sea bueno que todos digamos "amén" cada vez que repique la RAE. Parte de nuestro trabajo es ser crítico con la palabra, venga de quien venga.
Un saludo, Carlota.

También se relaciona con

Related Posts with Thumbnails