viernes, 7 de enero de 2011

Recuerdo antipoético de Nicanor Parra


Cuando he leído hoy la recomendación de leer.es en Facebook de visitar el portal del Centro Virtual Cervantes, he recordado otros tiempos. El motivo era la incorporación de Nicanor Parra (1914), poeta chileno, a la Antología digital del CVC, del que se citaba, como muestra, "Se me pegó la lengua al paladar", que también podéis leer aquí. El caso es que desde que cursé Poesía Latinoamericana, con Nuria Girona, en la Facultad, donde estudiamos sus Poemas y antipoemas (1954), no he dejado de tropezar con él. Entonces lo leímos como una parodia lúcida de las obras de Neruda y otros poetas contemporáneos; después, lo encontré en la Antología de la poesía hispanoamericana del siglo XX que editó Luis Alonso Girgado para Alhambra, acompañado de Ernesto Cardenal, Nicolás Guillén y Vicente Huidobro, entre otros. Allí me dejé seducir por "LA POESÍA MORIRÁ SI NO SE LA OFENDE", de su poemario Artefactos (1972); por aquella época militaba en el Grupo Poétiko "Laura y el perro de Ábalos", una camada de poetastros universitarios que aullaba sus poemas donde los reclamaran, y les convencí para que adoptaran las palabras de Nicanor Parra como grito de guerra, como emblema en pasquines y programas que advirtiese al público de que lo que iban a escuchar estaba más cerca de Baudelaire que de Bécquer. 
Una vez que se separó el Grupo y que la vida universitaria dejó de ser mejor vida, los encuentros con Nicanor Parra fueron menos frecuentes, aunque también menos casuales, movidos, tal vez, por una nostalgia urgente, efímera, como la que me ha obligado a escribir esta entrada.  



 

"Se me pegó la lengua al paladar"

 

Se me pegó la lengua al paladar.
Tengo una sed ardiente de expresión.
Pero no puedo construir una frase.
Ya se cumplió la maldición de mi suegra:
Se me pegó la lengua al paladar.
¿Qué estará sucediendo en el infierno
Que se me ponen rojas las orejas?
Tengo un dolor que no me deja hablar
Puedo decir palabras aisladas:
Árbol, árabe, sombra, tinta china,
Pero no puedo construir una frase.
Apenas puedo mantenerme en pie
Estoy hecho un cadáver ambulante
No soporto ni el agua de la llave.
Se me pegó la lengua al paladar.
No soporto ni el aire del jardín.
Algo debe pasar en el infierno
Porque me están ardiendo las orejas
¡Me está saliendo sangre de narices!
"Artefacto" del maestro Parra
¿Saben lo que me pasa con mi novia?
La sorprendí besándose con otro
Tuve que darle su buena paliza
De lo contrario el tipo la desflora.

Pero ahora me quiero divertir
Empezar a cavar mi sepultura
Quiero bailar hasta caerme muerto
¡Pero que no me tilden de borracho!
Veo perfectamente donde piso
¿Ven como puedo hacer lo que me place?
Puedo sentarme con la pierna encima.
Puedo tocar un pito imaginario
Puedo bailar un vals imaginario
Puedo tomarme un trago imaginario
Puedo pegarme un tiro imaginario.
Hoy estoy, además, de cumpleaños
Pongan todas las sillas a la mesa
Voy a bailar un vals con una silla
Se me pegó la lengua al paladar.
Yo me gano la vida como puedo
Pongan todas las sillas a la mesa
Yo no mezquino nada a los amigos
Todo lo pongo a su disposición
—Pueden hacer lo que mejor les plazca—
Mesa a disposición de los amigos
Trago a disposición de los amigos
Novia a disposición de los amigos
Todo a disposición de los amigos.
¡Pero que no me vengan con abusos!
¿Que el alcohol me hace delirar?
¡La soledad me hace delirar!
¡La injusticia me hace delirar!
¡El delirio me hace delirar!
¿Saben lo que me dijo un capuchino?
¡No comas nunca dulce de pepino!
¿Saben lo que me dijo un franciscano?
¡No te limpies el traste con la mano!
Se me pegó la lengua al paladar.
(De Versos de salón, 1962)

En http://cvc.cervantes.es/literatura/escritores/parra/antologia/paladar.htm

6 comentarios:

Lu dijo...

Yo redescubrí a Nicanor Parra a través de Bolaño. Roberto Bolaño fue un defensor incondicional de Parra (y antinerudiano).

Ha sido un placer releer el poema "se me pegó el verso en la memoria".

Héctor Monteagudo dijo...

Admiro a Bolaño en toda su inmensidad y su crudeza. Fue un escritor que lo leyó todo y que compartía con Nicanor Parra cierta alergia a los críticos literarios, que plasmó con ironía en HISTORIA DE LA LITERATURA NAZI EN LATINOAMÉRICA.
Creo que fue en octubre o noviembre cuando emitieron por La 2, en la serie "Imprescindibles", un reportaje fantástico sobre su vida. Estuve a punto de escribir una entrada, pero iba cargado de exámenes para corregir. Si no lo has visto te recomiendo que le eches un vistazo en la página de rtve.
Un abrazo, Lu.

Lu dijo...

Héctor, aunque he hablado algunas veces de ella, quizá no lo sepas. Bolaño y yo fuimos vecinos. Su hijo y el mío fueron juntos a la escuela y hoy comparten su tiempo de estudio y ocio en la capital (Barcelona).
Vi el programa con gusto. Salen muchos conocidos y ese día estaba casi todo el pueblo ante la pantalla.
Una gozada

Héctor Monteagudo dijo...

Me has dejado alucinado, aunque tendría que haberme figurado que lo conocías al trabajar en Blanes.
Si algún día me acercara por allí, me tienes que contar más de esta y otras historias al calor de un café.

Nunca dejas de sorprenderme, Lu.

Lu dijo...

Cuando quieras, Héctor, te hago la ruta Bolaño por el pueblo. No está editada, pero la hicimos con unos alumnos. A ver si el Ayuntamiento nos hace caso y la saca a la luz.

Héctor Monteagudo dijo...

Te tomo la palabra, Lu. Ojalá la editen. Por lo que vi en el reportaje, merecería la pena.

También se relaciona con

Related Posts with Thumbnails