miércoles, 25 de abril de 2012

Actividad sobre la lectura continuada de Oliver Twist, de Charles Dickens ( II )



El lunes 23 de abril realizamos la lectura continuada de Oliver Twist, de Charles Dickens, para conmemorar el   bicentenario del escritor y celebrar el Día del Libro. La lectura se realizó en el vestíbulo del centro, el lugar más público y de más afluencia, por ser un cruce de caminos entre las clases, la sala de profesores, los despachos de la directiva y la entrada principal del centro. La jornada de lectura no se circunscribió a la mañana, como se había determinado en un principio, sino que se extendió por la tarde  para cuadrar la planificación de un curso o grupo por cada profesor del Seminario de Lenguas. Otro aspecto que se modificó fue la distribución inicial por capítulos, páginas o líneas, que la habrían invalidado como lectura continuada, tal y como se muestra en la plantilla del documento incrustado, se utilizó, finalmente, como guía para saber hasta dónde había leído el grupo anterior para que continuase el siguiente.

Planning Lectura Oliver Twist

Los alumnos de Bachillerato inauguraron el acto a primera hora de la mañana. El profesor Miguel Juliá Pearson leyó el primer capítulo en inglés, ya que imparte esta materia, junto con alguno de los estudiantes. El resto leyó en castellano. Lo mismo ocurrió con el compañero Efrén Obeso, que aparece en el vídeo con sus alumnos de 2º de Bachillerato, y con Manuela Navarro, directora y compañera de Lengua Castellana, responsable de 4º de ESO, a segunda hora.



Durante el recreo, leyeron tres compañeros más: Rosa, Blasco,  profesora de Biología, María García, profesora de Latín, y Claudio Molina, profesor de Historia, Jefe de Estudios y responsable de la coordinación de las actividades de la Semana del Libro. En las tres sesiones siguientes, leímos los profesores de Valenciano, Reme Navarro y Toni García, con 3º y 2º de ESO, respectivamente, y yo mismo con los alumnos de Lengua Castellana de 1º de ESO. No hubo ningún problema de disciplina, aunque sí titubeos, motivados por los nervios, y algún despiste que otro, como saltos de líneas u omisión de palabras.   Algunos probablemente perderían el hilo, otros tenían el soporte de la traducción en castellano cuando se leía en el inglés victoriano original y unos cuantos, tal vez menos de los que quisiera, tenían dibujado en el rostro esa expresión de curiosidad que caracteriza a algunos niños que están acostumbrados y que desean que les lean cuentos pues necesitan la ficción tanto como respirar o comer.

No obstante, para que sirviera de apoyo a la lectura e informara sobre algunos aspectos de la vida de Dickens, y de Oliver Twist en particular, los compañeros de Inglés y yo creamos el vídeo que se muestra a continuación. Se puede echar en falta la música y una mayor presencia de imágenes o vídeos, pero esto se debe a que no queríamos distraer la atención del público de la palabra dicha. Al final, incluimos el tráiler de la versión cinematográfica que dirigió Roman Polanski en 2005 y que proyectará dirección el jueves por la tarde para todos los cursos, salvo para primer ciclo de Secundaria.  





La valoración global fue satisfactoria, a pesar de que no llegamos a terminar el libro. Esto se debe a la extensión de la obra, que requería más de una jornada lectiva para que se pudiese leer completa. Además, primó el criterio de que participasen el mayor número de lectores posible, a pesar de las dificultades que pudiese ofrecer el texto o de sus propias carencias en las habilidades lectoras, en lugar de avanzar con el objetivo único de terminar el capítulo LIII. En cambio, sí que se cumplió el propósito de animar a la lectura en general, de devolverle un ápice de prestigio social, y de recuperar un clásico que no siempre es cómodo de leer como Oliver Twist.

4 comentarios:

Carlota Bloom dijo...

Me gusta especialmente eso de "devolverle a la lectura su prestigio social". El que se involucre de esa forma la comunidad educativa me parece la mejor clase que podemos ofrecer a nuestros alumnos. Me ha encantado verlo, enhorabuena a todos los lectores!!

Héctor Monteagudo dijo...

Da gusto leer tus comentarios, como es habitual. Creo que animar y fomentar la lectura deben ir unidas de una campaña de prestigio que valore el libro como un bien precioso y leer como una actividad socialmente significativa. Es más, tendrían que redoblarse esfuerzos para compensar los daños colaterales que está recibiendo por el ataque de desprestigio que ahora sufre todo el ámbito educativo. Por ello -y ahora más que nunca- es necesario que toda la comunidad educativa se aglutine para salvaguardar lo que aún conservamos: el amor por la lectura y la creencia firme en un sistema educativo público, universal y que brinde las mismas oportunidades a todos los ciudadanos. Un abrazo y perdona por la parrafada.

Lu dijo...

Me he sentido muy cerca de la experiencia que cuentas, pues he pasado por dos maratones literarias de estas características. Con el tiempo, se acordarán, los chicos. Te lo aseguro.

Lo que me parece muy loable es que haya la implicación de tantas personas de la comunidad educativa. Esto añade valor a la apuesta.

Héctor Monteagudo dijo...

Es cierto que he tenido la suerte de coincidir con unos compañeros que luchan y se implican en las actividades del centro, junto con unos alumnos cuyo comportamiento y, en algunos casos, entusiasmo facilitan la organización de cualquier actividad. Además de los profesores que cito en la entrada, participaron de manera más o menos espontánea Amparo, profesora de Historia, y Alfonso, de Plástica y Secretario del centro, a los que agradezco mucho su aportación. También merecería que recordase que María, la compañera de Latín, leyó una segunda vez, voluntariamente, y trajo consigo a una de sus alumnas de Bachillerato para que la acompañase. Un abrazo y gracias una vez más por tu comentario, pues siempre me anima a seguir y a experimentar nuevas maneras de concebir la docencia.

También se relaciona con

Related Posts with Thumbnails