jueves, 10 de abril de 2014

Quince reglas para presentar un texto web

Escribir en internet es una de las muchas tareas pendientes que nos quedan dentro y fuera de las aulas. 
Hasta hace relativamente poco, era responsabilidad de los diseñadores de páginas web que, en numerosas ocasiones, no solo se ocupaban de los elementos visuales, sino también de presentar los textuales.
Con la popularización de los blogs y la generalización del uso de las redes sociales, junto con la mensajería instantánea (WhatsApp, Line, Telegram...), la escritura digital ha cobrado un protagonismo ineludible en nuestra vida cotidiana.
Este protagonismo ha pillado por sorpresa a numerosos usuarios que, a pesar de dominar las convenciones de la escritura tradicional, se sienten perdidos ante el nuevo ámbito tecnológico en el que participan, pues sienten que las normas para presentar un texto no son las mismas, ni saben exactamente a qué obras de referencia acudir, en caso de duda o consulta.
El mejor intento de compensar esta carencia es Escribir en internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales, dirigida por el periodista Mario Tarascón para la Fundéu BBVA, editada por Galaxia Gutenberg, Círculo de lectores, en 2012, y dirigida a profesionales 2.0, usuarios habituales y aprendices curiosos.

Las quince reglas que cito a continuación están tomadas de esta fuente y de otras que suelen manejar los diseñadores de páginas web, para que sean puestas en práctica sobre todo por estudiantes y lectores que quieran mejorar su producción de textos en la red.


1. Elige el tipo de letra sans-serif. Se diferencia de las serif, como la Times New Roman, en que no posee esos pequeños remates que se muestran en la ilustración: 


Imagen tomada de arredemo.


Esto se debe a que la pantalla de un dispositivo electrónico siempre va a tener menos resolución que una hoja impresa, por lo que esos remates se verán peor y difuminarán el contorno de la letra.
Por lo tanto, siempre optarás por un tipo de letra Arial (SO Windows) o Helvética (SO MAC), que son los más habituales de sans-serif.

2. Asegúrate de que la letra es reconocida -y que no cambia- en los navegadores habituales: Chrome, Firefox, Internet Explorer, Safari y Opera.

3. Por este mismo motivo, evita los tipos de letras especiales, sobre todo las que necesiten una instalación adicional en tu equipo, con el fin de garantizar que sea reconocida por todos los equipos informáticos. 

4. Utiliza un tamaño de letra de 12 puntos para el cuerpo de un texto. Si fuera de menor tamaño serán más difíciles de leer y ahuyentarán a cualquier posible lector. Este peligro se agudiza con aquellas que bajan de los 8 puntos o píxeles.

5. Los títulos, en cambio, pueden llegar a los 16 puntos, mientras que los subtítulos hasta 14.

6. Cuanto menor sea el ancho de línea, mejor se podrá leer. Es por ello que muchos blogs optan por presentar sus textos en columnas, como en la prensa escrita.
La longitud adecuada de una línea debe oscilar entre los 60 y 70 caracteres.

7. Emplea tipos de letras proporcionales, como la Arial, cuyas letras ocupan el espacio el que les corresponde por su propia morfología, para la mayoría de los textos
Reserva, por contra, las no proporcionales, que se caracterizan por ocupar el mismo espacio, con independencia de su forma, para lugares reducidos como tablas, listas o la introducción de datos en una caja de texto.

8. Garantiza siempre la legibilidad del texto. Un aspecto esencial es que las letras no se confundan con el fondo. Por consiguiente, si las letras son oscuras, el fondo será claro y a la inversa.

9. No utilices, también para favorecer la lectura, imágenes de fondo que puedan confundirse con las letras, sino que contrasten.

10. La mejor alineación del texto será a la hacia la izquierda, pues la justificación del texto (que los márgenes izquierdo y derecho aparezcan rectos) dificulta que el lector pueda calcular la longitud en caracteres de una línea y da la impresión de que algunas letras son más grandes que otras. 

11. Aprovecha las letras en negrita para facilitar la lectura, para destacar palabras o ideas importantes, pero no abuses de ella, ya que conseguirás el efecto contrario.

12. Del mismo modo, tampoco escribas textos enteros en MAYÚSCULAS, pues, en blogs y redes sociales equivale a GRITAR, lo cual resulta molesto y más difícil de leer. Lo más adecuado es utilizarlas con la misma mesura que la negrita. Además, debes recordar que se acentuarán cuando sea necesario.

13. El uso de las letras cursivas o itálicas pertenece más a la escritura en papel que a la digital. Solo se debe usar para señalar una palabra tomada de otro idioma o para citar el título de libros, periódicos, revistas, películas o series.

14. Lo mismo sucede con el subrayado, más propio del papel, que evitarás a toda costa para que no se confundan con links o enlaces

15. Estructura los textos en listas, que podrán ir precedidos de números, letras, guiones, puntos u otro tipo de signos ortotipográficos. 
También facilitará la lectura la distribución en varios párrafos breves, bien relacionados por conectores textuales.

Un aspecto final que siempre se debe tener en cuenta a la hora de escribir un texto, ya sea digital o analógico, es la corrección ortográfica, que junto con la adecuación a las normas gramaticales y una redacción eficiente que favorezca la lectura, deben estar presentes en cualquier producción escrita.

También se relaciona con

Related Posts with Thumbnails