lunes, 2 de junio de 2008

Poesía contra el olvido: el Borges apócrifo de "Y uno aprende"

Espero que los posibles lectores de "Aguja de marear" me disculpen esta pequeña excentricidad de filólogo en red. La historia es la que sigue: mientras echaba un vistazo a la página web de la Asociación Española de Lectura y Escritura (AELE), dedicada al fomento de la lectura y a los recursos didácticos en las aulas de Primaria, encuentro este poema firmado por Jorge Luis Borges (1899-1986). Puesto que no lo conocía, lo leo con cierto interés, aunque pronto me invade una sensación extraña, porque no reconozco el estilo del maestro argentino en estas palabras. No me saben a Fervor de Buenos Aires, Luna de enfrente, Cuaderno de San Martín o, el más reciente, Conjuros. Está exento de la simbología borgiana y de las referencias culturalistas que campan en estos libros. De hecho, es un poema mediocre si lo comparamos, por ejemplo, en su selección léxica, grado de elaboración de la sintaxis y uso de técnicas literarias con "Juan, I, 14", donde aparece el conocido verso sobre "la misteriosa devoción de los perros". Entonces, busco más información en otras páginas que lo reproduzcan. Muchas no citan al autor, otras lo consideran de Borges y otras se lo atribuyen sin reconocer su origen. En los comentarios de estas últimas leo varios debates abiertos sobre su autoría, que la ponen en duda con argumentos semejantes a los que he esgrimido antes. Además, señalan que en otros lugares aparece firmado por Shakespeare, lo cual nos da la pista de que pudiera ser una traducción del inglés, no muy buena, por cierto, que explicaría esa sensación extraña del principio motivada, tal vez, por la falta de pericia en el lenguaje. Vuelvo a leer el poema y, no sólo descubro algunas estructuras agramaticales en castellano, sino que el tema y las unidades temáticas en que se apoya no son propias de un hombre maduro ni de un joven con una formación literaria comparable a la de Borges o Shakespeare. El tono pretende ser lírico, pero el resultado es amanerado y prosaico, como si estuviera escrito por un adolescente que se compadeciese de sí mismo. Con estas nuevas reflexiones, reemprendo la búsqueda, esta vez, poniendo especial atención en los comentarios que traten de posibles traducciones. No tardo mucho en hallar la solución: su autora es Veronica A. Shoffstall, que a los 19 años escribió el original en inglés, "After a while", del que pululan numerosas traducciones en varios idiomas y fragmentos anónimos por la red.
Esto es tan sólo un ejemplo de la falta de rigor en internet a la hora de citar obras ajenas. El menosprecio por la propiedad intelectual y el vicio de copiar contenidos de páginas ajenas, sin preocuparse por comprobar sus fuentes, ocasionan, a veces, malentendidos que ponen en entredicho la credibilidad de personas e instituciones dedicadas a la divulgación y a la docencia. Por tanto, cita siempre tus fuentes después de comprobarlas.

"Y uno aprende...

Después de un tiempo,
uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano y encadenar un alma.

Y uno aprende...
que el amor no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad.

Y uno empieza aprender...
Que los besos no son contratos
y los regalos no son promesas.

Y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos.

Y uno aprende...
a construir todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes,
y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende...
que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema.

Y aprende...
a plantar su propio jardín y decorar su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende...
que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale.

Y uno aprende y aprende...
y con cada adiós uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro,
significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.
Con el tiempo comprendes que solo quien es capaz de amarte con tus defectos,
sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.
Con el tiempo te das cuenta de que si estas al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados,
y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado solo de amistades falsas.
Con el tiempo también aprendes que las palabras dichas en un momento de ira
pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.
Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace,
pero perdonar es solo de almas grandes.

Con el tiempo te das cuenta de que aunque seas feliz con tus amigos,
algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.
Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.
Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen
ocasionará que al final no sea como esperabas.
Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro,
sino el momento que estabas viviendo justo en ese único instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado,
extrañarás inmensamente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.
Y aprendes que hay 3 momentos en la Vida que uno no puede remediar:
La oportunidad que dejaste pasar,
la cita a la que no asististe,
la ofensa que ya pronunciaste.

Con el tiempo también aprendes sobre El dinero... y entonces comprendes que:
Puedes comprarte una Casa, pero no un Hogar,
Puedes comprarte una Cama, pero no hacerte Dormir,
Puedes comprarte un Reloj, pero no te dará el Tiempo,
Puedes comprarte un Libro, pero no Conocimiento o lo que necesitas aprender,
Puedes comprarte una Posición, pero no sirve para tener Respeto,
Puedes comprarte Medicinas y pagar la consulta al médico, pero no te da Salud,
Puedes comprarte Sangre, pero no Vida,
Puedes comprarte Sexo, pero no Amor.

Con el tiempo también aprendes que la vida es aquí y ahora,
y que no importa cuantos planes tengas, el mañana no existe y el ayer tampoco.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo,
ante una tumba, ya no tiene ningún sentido.

Pero desafortunadamente, todo esto lo aprendes sólo con el tiempo. "

42 comentarios:

viernes dijo...

pobre borges... cuántos atentados impunes a la palabra circulan por el cyberspacio...

saludos, ya desde junio pensando en cervezas al lado de la playa, :)

Héctor Monteagudo dijo...

Más atentados se calló cuando desayunaba casi todos los días con los militares golpistas argentinos. Pero los senderos de la justicia poética son inescrutables, y uno se pregunta cómo hubiera reaccionado Borges al ser confundida su obra con la de una chica de 19 años.

También yo sueño con el chiringuito playero de cervecitas y tapas, como si fuera el mismísimo Pajares;)
Ya hablamos, Viernes.

Nico dijo...

Siento la intromisión, pero no podía dejar escapar la oportunidad de unirme a vosotros dos en los comentarios por dos razones:

viernes: amigo mío desde el instituto.
héctor monteagudo: compartes conmigo apellido y pueblo.

La vida tiene muchas casualidades.

Guillermo dijo...

Ya que estamos con las precisiones, el último libro de poemas de Borges no se titula "Conjuros", sino "Los conjurados". Espero no ser demasiado prolijo, pero hay que ver bien las fuentes, ¿no?

Héctor Monteagudo Ballesteros dijo...

Gracias por tu comentario y por señalarme este error, Guillermo. Más si tenemos en cuenta que, por entonces, leí Los conjurados, puesto que lo adquirí en una librería de viejo de Valencia, lo que indica que no fue por un problema de desconocimiento de la obra de Borges, sino un descuido en la revisión de la escritura de la entrada.

Krups dijo...

He leído este texto en Facebook, y me ha parecido tan poco borgiano (soy filóloga, y he tratado bastante con Borges) que, como tú, he sentido la necesidad de investigar. He visto (como comentas) una página donde aseguran que Borges plagió el poema de Shakespeare... aunque no me parecía demasiado descabellado que pudiera ser de Shakespeare, lo de que Borges lo plagiara era absurdo... Al final he llegado a tu artículo. Muchísimas gracias por preocuparte e investigar, ya pensaba que era la única que lo hacía. Me guardo tu blog en mi lista de favoritos.

Héctor Monteagudo Ballesteros dijo...

Gracias por tus palabras. El oficio de filólogo es lo que más echo de menos en mi día a día, pues no siempre se encuentran retos estimulantes que despierten nuestra curiosidad por investigar y aprender. En este caso, creo que hay un vasto territorio en lo que respecta a ese cajón de sastre que es internet, con sus juegos de espejos, falsas atribuciones, manipulaciones y textos sesgados, de los que no solo es víctima Borges, sino también García Márquez y otros autores conocidos por el gran público.
Un saludo, compañera, y es todo un honor que forme parte de tus favoritos. Prometo aportar, en el futuro, nuevos enigmas textuales.

profedisanto@gmail.com dijo...

Gracias por investigar. Me llaman la atención dos cosas, tras la aparición del poema en mi FB: que se pueda confundir como si tal cosa un autor con otro, nada menos Borges y su estilo; y que muchos consideren que no importa si no es de Borges, en este caso, porque es 'lindo'.

Héctor Monteagudo Ballesteros dijo...

De nada, pero yo tampoco entiendo cómo pueden atribuir este poema a Borges, si el estilo y la calidad no son equiparables a los de su obra poética. La única explicación que encuentro es que jamás han leído Fervor de Buenos Aires ni Los conjurados. Un saludo.

Lourdes luli dijo...

Hola me ha sucedido igual que a la filóloga. Me rechinó el texto y la atribución d autoría no Xq sea muy ducha en el universo borgiano sino Xq es evidente l a falta de calidad poética. Busque y llegué aquí. Gracias x no dejar esto impune.

Diego Aguirre dijo...

Hola Héctor, fantástica investigación te mandaste y te felicito por la aclaración. Me parecía que dicho texto no pertenecía a Borges, y me baso burdamente en el hecho de que si uno leyó a Borges, uno se da cuenta que el estilo no compara ya que Borges tiene una tendencia a ser bastante críptico y más complejo de lo que el texto denota. En resumen, el texto atribuido a Borges es muy simplista y muy mundano para ser considerado de la autoría de JLB. Saludos

Diego Aguirre dijo...

Creo que eso es lo negativo de Internet, se confía mucho en las fuentes y no se chequea o revisa si la fuente es verdadera, eso sucede hasta con wikipedia.

Alejandro Longopas dijo...

Sin conocer mucho la obra de Borges, este poema me sonó ya hace un tiempo demasiado emocional y poco misterioso para su estilo.
¡Internet se ha convertido en una nueva Torre de Babel!
Deberemos cultivar de nuevo el discernimiento interior.

Anónimo dijo...

Excelente. Qué bueno que te hayas tomado el trabajo de subir esta necesaria aclaración a internet.
Que la gente lea lo que quiera, pero que dejen en paz a Borges.

Saludos!

Anónimo dijo...


Simplemente quiero comentar que hace unos años en una edición de la Feria del Libro aquí en Buenos Aires, en un evento dedicado a Borges, alguien leyó este poema...Cuando fue invitada a hablar la Señora María Codama se encargó de aclarar firmemente para que no quedasen dudas ..que ese poema no pertenece a Borges. Bien sabemos que María Codama acompañó al gran escritor hasta sus últimos días...y quizás sea la persona más idónea para consultar en caso de dudas, seguramente conoce su obra a la perfección. Saludos.

moka dijo...

Esta pasando con varios escritores. Hace unos días casi me desmayo cuando compartían un escrito de Saramago...!pero me caigo y me levanto! digo, Saramago no habría hecho esto ni bajo amenaza!
Con este escrito pasó lo mismo...una conocida me dice.."es la primera vez que me gusta algo de Borges!"..le dije: -¿Lo entendiste? ¿Te gusto?
-Claro!responde..
(si te gustó a vos no es Borges) ja ja
Si Borges se enterara de esto se quedaría ciego a drede.

laura dijo...

Hace un tiempo leí, también barbaridades adjudicadas a García Marquez .. "Trece líneas" Sabéis a quien pertenece?

Anónimo dijo...

Hola, gracias por tu aporte. Leí este poema en inglés y también decía que lo había escrito Borges. Mi duda empezo porque el titulo cambiaba y yo no entendía por que nadie tenia el nombre correcto; de alguna manera era de llegar a la conclusión de que él no la escribio. Me haz ahorrado un buen rato de investigación, gracias.

Anónimo dijo...

Hace tiempo que lo encontré y aunque no tenga valor poético, si lo tiene para ayudar a superar errores y fracasos. Pero como alguien me dijo que no podía ser de Borges (lo siento, nunca he leído a Borges), estuve investigando y ya me dí cuenta de que fuera quien fuera el que lo difundió quiso darle un "padre" de gran relieve literario. Gracias a dios, hay personas que desmienten las mentiras... Gracias por hacerlo público.:)

Jorge Segnini dijo...

Me siguen dando lástima comentarios como los de cierto señor, más arriba, que no dejan pasar oportunidad de recalcar las actitudes políticas de Borges por encima de su obra literaria, como si pudieran mandarlo a la cárcel todavía por ello. Si era antiperonista, o amigo de los militares, lo siento, pero eso no viene al caso. Lo mismo podría decirse de Richard Wagner y el partido nazi, con el mismo grado de cinismo. Y no deja de llamarme la atención la elección de palabras que hizo el mismo señor, diciendo que le gustaría saber qué sentiría Borges si lo compararan, no ya con una persona que escribe de forma mediocre, sino con una "chica de 19 años", lo cual hace poco por ilustrar su concepto de justicia poética, y mucho por deschavar su machismo recalcitrante y retrógrado.

jorge dijo...

Excelente! Un texto necesario.
Pero es que me parece increible que alguien crea que puede ser Borges. Sin saber explicarlo asi como Hector, simplemente como lector es que no "suena" como el. Y pasa permanentemente. Hace poco incluso recordando el nacimiento de Kafka recorria el FB una cita que no era de el. Pobre reconocimiento.
Goethe, o el pobre de Einstein son tambien victimas habituales, donde habitualmente suman anacronismos que hacen evidente su falsedad.
Parece que para algunos ponerle la etiqueta de un nombre famoso le suma valor, y en realidad se lo quita. Parece que para muchos es necesaria la rubrica de un nombre para "saber" que el texto es importante.

Anónimo dijo...

Hola Héctor.
Gracias por su texto, estaba en la búsqueda de la verdad. Por otro lado he leído una entrada con el texto en inglés y difiere en algunos detalles de la dada por usted en español (como frangmetos ausentes), y su enlace al texto en inglés no está.
- Versión que leí: https://purenourishment.wordpress.com/2012/10/21/after-a-while-you-learn-by-veronica-a-shoffstall-1971/#comments

Zona de Debate dijo...

Héctor. A golpe de vista el autor no puede ser Borges, no hay nada de él en este poema que muchos se han dado la libertad de recortar o agregar a su entero antojo. Como los libros de autoayuda, estas porquerías abundan en internet y son más importantes que la buena literatura. Te aseguro que Paulo Coello a como se llame tiene más entradas que cualquier nobel en lengua castellana. Pero hemos crecido, el mundo es redondo como un globo y nos seguimos mandando toda clase de porquerías que sin filtro llegan a nuestra central de trabajo y entretenimiento. Los libros se van borrando de los aparadores y tu eres un bicho raro en el planeta tierra. Yo entré como todo el mundo, buscando a quién carajos se le ocurrió que Borges firmara su poema. Te quiero agradecer no que te nos hayas adelantado, sino por tu artículo que es impecable, contundente y sincero. Un saludo.

Karen Rivera Acevedo dijo...

Gracias...realmente estaba dudando..y me aclaraste las ideas...tienes razón..no debemos citar sin saber la autoría de tal obra... casi lo hago..pero gracias a esto..cité bien ^_^ ...

Anónimo dijo...

Gracias por darte a la tarea de investigar, cuando lo leí me parecía tan poco Borges que no creí que fuese suyo este poema tan simple -es bonito, pero demasiado sencillo- me da gusto que haya gente que le preocupa dar cita a quien se lo merece. Saludos.

Figue dijo...

Una amiga sabe que soy un ferviente lector de Borges (a quien ella nunca ha leído), me mandó una estrofa del poema (más bien del pensamiento o reflexión) deseándome una bonita semana. Agradecí la intención, pero sólo consiguió hacerme enojar. Al echarle el primer vistazo te das cuenta que eso no lo escribió él, pero en fin, tenía que desahogarme jejeje.

Leo Riveros dijo...

Pues yo supe que no era de Borges, pero me pareció que podría ser de Shakespeare, por algunas versiones que hay en inglés. Gracias, buena investigación.

Ismael Alicar dijo...

Encontré el texto en Facebook y dudé que fuera de Borges,
gracias por darme la confirmación que buscaba.
Ismael

Anónimo dijo...

Dices "Esto es tan sólo un ejemplo de la falta de rigor en internet a la hora de citar obras ajenas", y luego afirmas que la autora es una tal Verónica A Shoffstall, sin citar ninguna fuete. ¿No estás cayendo en la misma falta de rigor?

Mon dijo...

A la tercera palabra me di cuenta de que no era "un Borges"y, entonces, llegué aquí. Gracias por la ilustración

Mariano Rodriguez Gonzalez dijo...

El poema no es de Borges,pero me pregunto sí los que aquí lo critican o menosprecian serían capaz de escribir algo parecido.Los sentimientos son dificiles de plasmar,y las cosas sencillas son también bonitas.

Mariano Rodriguez Gonzalez dijo...

El poema no es de Borges,pero me pregunto sí los que aquí lo critican o menosprecian serían capaz de escribir algo parecido.Los sentimientos son dificiles de plasmar,y las cosas sencillas son también bonitas.

Mariano Rodriguez Gonzalez dijo...

Me pregunto si algunos de ustedes serían capaces de escribir algo así,aunque no sea de Borges.

Luisa Flores de dios dijo...

Yo confieso que he leído un par de textos de Borges pero definitivamente no me sonó que fuera algo de su autoría, buscando llegue a este Blog, gracias por la aclaración.

estrellita marinera dijo...

Había leído este poema, no completo y me ha dejado buenas cosas como el que en estos momentos siento que mi vida se cae a pedazos y quisiera haber hecho tantas cosas irónico q la vida y el tiempo es corto con estas sabias palabras me despido. No olvides dejar el mundo mejor de lo que lo encontraste.

estrellita marinera dijo...

Me gusto el poema. Y lo he leído más cuando me siento un poco sentimental en estos momentos quisiera que una persona en especial reuna un poco de lo que dice aqui en su vida.

Anónimo dijo...

El día de hoy el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para celebrar a Borges puso ese poema en el subte de la ciudad...

Tengo un problema con la investigación filológica que has hecho: -claramente- el poema no es de Borges (como se dice acá: "chocolate por la noticia..."), todo parece apuntar al poema "After a while" de Veronica Shoftshall. Sin embargo, las versiones que circulan por internet de ese poema en lengua inglesa están lejos de parecerse a la versión que has publicado -o en su defecto siguen el hilo del poema un par de versos, pero luego siguen por otro lado. Es más, ¡la segunda parte del poema que parece hecha en prosa (y que el mismo GCBA a publicado en el subte) no aparece en ninguna versión del poema original!

Al fin y al cabo, para completar la investigación ¿el poema completo es realmente de Veronica Shoftshall?

¿Posees la versión inglesa correcta?


Ana Serra dijo...

Gracias por tu comentario.....En estos tiempos...en Argentina han querido homenajear a Borges, y han tonado una frase de este poema!!!!!...Es increíble que Cultura tome el Google como fuente!!!!!

Anónimo dijo...

Efectivamente nada que ver con el estilo de Borges.

No obstante, un texto no tiene porqué ser críptico y abigarrado para tener calidad. Véase mismamente el estilo de Miguel Hernández o Antonio Machado.

Saludos!

Anónimo dijo...

Con el tiempo aprendes a distinguir el lenguaje de Borges del de un pelmazo autocompasivo que va de profundo con sus lugares comunes, su lenguaje más plano que electroencefalograma de zombi y su carencia absoluta de ironía y referentes mitológicos, teológicos, filosóficos, históricos y retóricos.

Pero, desafortunadamente, eso lo aprendes únicamente con el tiempo, si lees mucho. Y de paso a Borges también.

Pedro D. C. M.

Simon Schäfer dijo...

Pues a mí me encanta Borges y me ha gustado también este poema, que no tiene absolutamente nada que ver con su obra y que no había leído nunca hasta ahora. Buscando en internet veo que al parecer pertenece a una tal Veronica Shoffstall y que lo escribió con 19 años, en 1971. Después de leer los comentarios he de decir que no veo motivo para ser tan pedante. Un texto no tiene por qué tener la calidad de un premio novel de literatura para que te guste o te trasmita algo.
No es necesario ser tan pedante, ni dárselas de culto...

Ariel dijo...

Nadie cuestiona el "gusto". Simplemente se deja en claro que ni es de Borges y muchos que lo difunden no ae toman el trabajo de verificar la autoría

También se relaciona con

Related Posts with Thumbnails